Cómo crear la Identidad Corporativa de tu empresa - Extremadura Open Future

Cómo crear la Identidad Corporativa de tu empresa

¿Ya has desarrollado una identidad corporativa con intencionalidad y enfoque para tu startup? En Extremadura Open Future sabemos lo importante que es dedicar tiempo para esta tarea en los primeros meses de vida de un negocio. Te contamos cómo y por qué hacerlo: 

¿Qué es la Identidad Corporativa?

Al escuchar identidad corporativa lo habitual es pensar en logotipos, uniformes o todo aquello que se pueda asociar con el aspecto visual de una empresa… Y no podemos negar esa afirmación, pero eso es solo la punta del iceberg, que se apoya en aquello que la empresa pretende transmitir como compañía (valores, filosofía bajo la que se funda, etc.).

Identidad corporativa son todos los elementos con los que una organización se identifica y con los que crea un valor diferencial. El branding se completa por aspectos más profundos que se dividen entre los reales y los potenciales. Los primeros son los conceptos que queremos que nuestro público posea de nosotros mientras que los aspectos potenciales son todos aquellos que podemos llegar a ser.

El branding de nuestro negocio debe de estar perfectamente alineado con nuestra propuesta y nuestra identidad, en definitiva; el diseño debe de dar valor a la idea que con tanto esfuerzo estamos construyendo.

¿Por qué la necesita tu startup? 

Llegada la fase de lanzamiento del producto, la identidad no solo debe estar creada si no que debe estar interiorizada. Quizás pueda no parecer una prioridad en esos momentos tan cruciales para los emprendedores, pero un buen plan de marca con pocos recursos también es posible. 

Si tú no tienes claro cómo quieres que te vean, ellos no van a tener claro como tienen que verte y sin quererlo, tus clientes (e incluso tú) pueden dudar sobre el sector concreto en el que operas.

Quizás pienses que todo esto es demasiado grande e innecesario para una pequeña empresa como la tuya y un poco lejano hablar de «cultura» cuando solo estás tú y un cofundador, pero es mucho más efectivo y sencillo obtener cosas desde el principio que tener que arreglar las cosas más adelante.

Construir proactivamente una identidad corporativa es asegurarte de ser consistente y coherente en todas tus comunicaciones, diferenciarte de tus competidores y la pócima infalible para conseguir que todas las personas implicadas en tu startup se involucren efectivamente. Hablamos de los socios, empleados, inversionistas y, por supuesto, los clientes.

¿Cuáles son los elementos de la Identidad Corporativa?

Lo más básico es entender que primero se debe crear y después, aplicar. En esta etapa prestaremos atención a los siguientes elementos:

  • Cultura. Representa el presente de la empresa y engloba a todas las creencias básicas que sustentan la organización, valores o principios de organización dentro de la empresa y las pautas de conducta que reflejan estas ideas y principios. 
  • Filosofía. Representa lo que la organización en cuestión quiere ser, vinculando el presente con el futuro. Engloba tres aspectos fundamentales: misión, visión y valores corporativos. Es decir, qué hacer, a dónde quiere llegar como organización y cómo.
  • Personalidad. Es el aspecto más abstracto, el espíritu y forma de ser de la empresa.

Una vez superado este escalón, la clave estará en expresar nuestra identidad con una propuesta gráfica adecuada que tenga en cuenta los aspectos más relevantes del proyecto. Debe diferenciarse claramente de la competencia, sobresalir y ser representativa de los valores y concepto del negocio.

Para construir una identidad corporativa sólida debes empezar por asegurarte de ser constante en todas tus comunicaciones, porque una identidad corporativa consta de diversos elementos y todos deben funcionar al unísono.

  • Nombre. Además de definir el negocio, es recomendable escoger un nombre fácil de recordar y pronunciar, que llame la atención y sea creativo. 
  • Colores corporativos. Deben ser elegidos una vez y a partir de ese momento, ser fieles a ellos. 
  • Logotipo. Es el elemento gráfico que identifica tu marca y sirve para que la imagen que quieres dar de tu empresa sea reconocible y se identifique con los productos o servicios que ofreces.
  • Eslogan. Es el mensaje con el que vas a captar a los clientes para tu negocio.
  • Página web. Es el centro de todo su contenido e información de productos, donde comienza o termina la relación con la mayoría de clientes.
  • Redes sociales. Son las plataformas más importantes por su capacidad de difusión. Es importante adaptarse a las características y el público de cada una. 
  • Material impreso, material de comunicación, decoración de oficina, uniformes, vehículos…

Si eres un emprendedor que se dispone a poner en marcha su idea de negocio, la mejor inversión en tiempo, dinero y esfuerzo que puedes hacer es crear una imagen coherente y clara de tu empresa. Si tu startup ya es real pero te saltaste este paso, no dejes para mañana el rebranding que puedas hacer hoy, de cómo te perciban los demás depende el éxito o fracaso de tu proyecto.