Navidad: ¿cómo recargar las pilas? - Extremadura Open Future
navidad-emprendedor

Navidad: ¿cómo recargar las pilas?

Ser emprendedor es más que un trabajo, es una forma de vida. Es sentir el peso de la responsabilidad y el compromiso cada día. Pero se acercan unos días buenos, se acercan las fiestas de navidad. ¿Vacaciones? Si, los emprendedores también deben tomar unos días de descanso. En Navidad dispones de unos pocos días en los que puedes intentar descansar y que, de ser aprovechados de forma inteligente, pueden ser bastante productivos.

Continúa haciendo negocios de forma distendida

En estos días todos nos vemos empujados a asistir a cenas y comidas: de Navidad, con socios, con compañeros, con antiguos amigos… ¿no has pensado que es esta una buena ocasión para fortalecer un red profesional de contactos y para encontrar buenas sinergias?
El networking es una de esas habilidades esenciales que todo emprendedor debe poner en práctica, la receta para construir relaciones fuertes con otras personas que también están buscando expandir su marca o abrirle nueva oportunidades de negocio.

Aprovecha estos días para enriquecer tus contactos de una manera distendida y relajada.

Desconecta y verás las cosas con perspectiva

Desconectar del día a día y salir de la acelerada rutina nos hace ver las cosas con perspectiva. Todos deberíamos aprovechar estos días para coger fuerza, para rodearnos de los más cercanos y darle un poco más de importancia a nuestra salud física y mental. Las vacaciones no solo disminuyen el nivel de estrés percibido, también tienen un efecto positivo en nuestra concentración. Como el cerebro no deja de estar activo, si no que se ponen en marcha nuevas áreas en respuesta a otro tipo de estimulación, se produce un aumento de nuevas ideas y de creatividad.

Para que puedas aprovechar al máximo estos escasos y cortos días de vacaciones y puedas volver al trabajo con las pilas cargadas, te damos tres consejos:

  • El primero es que seas flexible. Intenta adaptarte a los planes que te vayan surgiendo, permítete improvisar. Así tendrás la sensación de haber aprovechado más tus vacaciones.
  • El segundo es que, aunque sea poco tiempo, si decides desconectar, desconecta. Parece muy obvio pero sabemos que tú, emprendedor, te llevas el trabajo hasta a la playa. A todos nos pasa, que a veces no somos capaces de no estar pendientes de nuestro teléfono, del correo del trabajo o de llevarnos algo para acabar en casa. Pero esta vez tenemos que conseguirlo. Si no lo hacemos, las vacaciones no cumplirán con su objetivo que es llegar con energía renovada.
  • El tercero es que al volver al trabajo diario, te tomes un tiempo de reflexión para poder sacar esas conclusiones que únicamente la perspectiva es capaz de brindarte.

En definitiva, por salud mental, física, social, por el futuro de tu startup y sobretodo, por tu familia, unos días de desconexión son necesarios. Es el momento. Y después, volverás a La Atalaya con toda la energía necesaria para seguir alcanzando hitos. ¡Felices fiestas emprendedor!