«La tecnología es el motor de cualquier empresa digital»

Ser el máximo responsable de una empresa es mucho más que la sigla con la que solemos referirnos a este cargo, CEO. Es liderar el camino emprendedor, dar ese primer paso tras el que sigue todo lo demás. Jesús Gumiel es el Chief Executive Officer de Competize, una de nuestras startups de La Atalaya. Su pasión por la tecnología y su ambición por hacer las cosas de forma diferente le llevaron a tomar las riendas de este innovador proyecto. El apoyo de una iniciativa de fomento del emprendimiento extremeño, las sesiones de trabajo con los mentores y, en general, el acompañamiento que ofrece Extremadura Open Future son, para Jesús, pilares de su crecimiento.

  1. ¿Cuál es exactamente tu papel dentro de Competize? ¿En qué consiste tu día a día?

Soy el fundador y CEO de la empresa. Toda la aventura comenzó cuando me propuse solucionar un problema detectado en las competiciones deportivas que disputaba, por lo que este proyecto tiene un componente personal bastante importante. Mi día a día mezcla el desarrollo técnico con lidiar con clientes. 

También dedico bastante tiempo a buscar sinergias con otras empresas e identificar áreas en las que Competize puede evolucionar, tanto a nivel tecnológico como de negocio.

  1. ¿Qué importancia tiene tu función para el desarrollo de la empresa?

Mi pasión es el desarrollo tecnológico, esto es lo que me llevó a liarme la manta a la cabeza y desarrollar Competize desde cero. En mi opinión, la tecnología es el motor de cualquier empresa digital, si no tienes unas buenos cimientos técnicos en un proyecto, difícilmente será escalable. Probablemente, este afán por desarrollar siempre pensando «a lo grande» es una de las claves del éxito del proyecto.

  1. ¿Qué has aprendido profesionalmente en La Atalaya? ¿Y personalmente?

Llevaba muchos años fuera de Extremadura y La Atalaya me está demostrando que tenemos mucho talento en casa. Mi principal temor al volver a Extremadura era encontrarme con dificultades a la hora de encontrar apoyos de calidad, acceso a mentores, a información, a recursos…

Personalmente, he recuperado un poco la fe en el mundo del emprendimiento.

Ha sido un soplo de aire fresco ver la implicación que todo el mundo involucrado en La Atalaya pone en las startups del centro, sin esperar nada a cambio. En esta burbuja de las startups en que vivimos, es raro que la ayuda no venga con «letra pequeña».

  1. ¿Qué te están aportando las sesiones de trabajo con los mentores?

Nos están ayudando a mejorar en áreas en que no tenemos tanta experiencia, como pueden ser las ventas o los pactos con otras empresas. No solo nos aportan sus conocimientos, si no que nos empujar a afrontar retos que hasta ahora no nos habíamos planteado.

  1. ¿Qué importancia le otorgas al trabajo en equipo?

Si el trabajo en equipo es indispensable en cualquier empresa, imagina en una startup, donde prácticamente todos hacemos de todo. En nuestro caso, que tenemos un equipo remoto también es clave la comunicación.

  1. ¿Cómo sentiste la llamada del emprendimiento?

Pues fue un proceso. Antes de emprender estuve trabajando unos doce años para multinacionales del sector Telco. Allí, no solo adquiría la experiencia necesaria para poder embarcarme en un proyecto de las dimensiones de Competize, tanto a nivel técnico, como a nivel de negocio, sino que me fui dando cuenta de lo desaprovechados que están los recursos en este tipo de empresas, donde la burocracia es una losa difícil de mover. 

Me imaginaba la cantidad de cosas que se podrían hacer con una estructura más plana, más ágil, enfocando todo el esfuerzo del equipo en el producto.

 Así comencé Competize, como un hobbie, donde poder experimentar cosas que mi entorno laboral no permitía.

  1. ¿Qué es lo que más te gusta de ser emprendedor?

¿Lo que más me gusta de ser emprendedor? La libertad de ser el dueño de tu futuro y la satisfacción de ver que la gente usa un producto que tú has soñado y construido desde cero.

  1. ¿Qué actitudes crees que son necesarias para sacar adelante un proyecto empresarial?

Probablemente no tener miedo al riesgo es la principal, ya que a menos que tengas unos vastos recursos, estas apostando tu vida a una idea. Después diría que confianza en uno mismo, ya que es bastante probable que durante mucho tiempo seas el único que cree en tu proyecto, y por último resiliencia y tesón. Emprender es una carrera de fondo, y lo normal es que pasen al menos un par de años hasta que empieces a ver resultados.